Blair propone que cada escuela pública se gestione de forma autónoma